Helado de café sin tacc

Helado de café con amarettis

A pesar de la época del año, aún aparecen tardes desapacibles que hacen imprescindible ponerse el delantal y preparar algo que combata el gris reinante. Esta vez elegí el helado de café para que me iluminara el día.

Mi afición por los helados es genética, por lo tanto los consumo sin culpa.  No se puede luchar con lo que se ha heredado y menos si forma parte de la cultura familiar. En mi casa era habitual que se hicieran caseros, ya que las heladerías abrían solo en verano y los días de mucho calor había que hacer cola para poder comer uno. El delivery aún no se había inventado, y lo más parecido a eso que conocíamos era el carro del lechero que pasaba diariamente por el barrio.

Por lo tanto, estábamos acostumbrados a los helados hechos en casa. Mi madre solía hacer helado de crema de vainilla, que le quedaba muy bien. Mi viejo era el encargado de batirlo varias veces para evitar que se cristalizara. Creo que su intervención le aportaba cremosidad, aunque le restaba volumen.

Obviamente, comencé preparando la receta de mi madre, y luego vino la búsqueda de otros sabores. Algunos pasaron por mi cocina sin pena ni gloria. Sin embargo, hay otros de los cuales nunca me aburro. El helado de café es de estos últimos.

Ingredientes para el helado de café

500 cc de crema de leche

1 lata leche condensada

2 cdas de café soluble

1 pizca de canela

Preparación del helado de café:

Mezclá todos los ingredientes y colocalo en la licuadora durante unos minutos.

Si lo vas a preparar en la máquina de hacer helados, recordá que el vaso tiene que haber estado por lo menos 12 horas antes en el freezar. Una vez pronta la mezcla, vertela en la máquina y dejalo batiéndose por lo menos 45 minutos. Luego, llevalo al freezer, en el mismo vaso, hasta que tome la consistencia que te guste.

Si, por el contrario, lo vas a congelar sin pasarlo por la máquina llevalo directamente al freezer en un recipiente con tapa. Te recomiendo, en este caso, usar la técnica de mi padre y revolverlo cada tanto.

Como ves es muy fácil de hacer. La parte difícil es esperar que esté a punto. Creo que los amarettis hacen muy buena pareja con el helado de café. Te dejo esa receta para que pruebes esa combinación.

logo de las recetas conversadas

 

Inicio

Recetas

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *