huevos de Pascua de chocolate

Huevos de Pascua o huevos de chocolate.

Los huevos de Pascua son una tradición en estas fechas, sobre todo si hay niños en la familia. La opción de hacerlos caseros tiene muchas ventajas:  son más económicos, podés agregarle frutos secos, cereales y especias.  Y por si estas razones no te parecieran suficientes: es divertido, creativo y podés integrar a otros miembros de la familia en esta actividad.

Este año los hice de diferentes tamaños, para poder armar uno de forma similar a las muñecas rusas que se ponen una dentro de otra. Así que, en esta oportunidad, en mi canasta también hay un huevo Matrioska  esperando destinatario.

También arme unos chiquitos, macizos, para poner como sorpresas dentro de los huevos.

Los huevos de Pascua se pueden hacer con chocolate o con cobertura sabor chocolate. ¿Cuál es la diferencia? Al chocolate hay que -necesariamente- templarlo para poder utilizarlo. Y como es una técnica bastante compleja, te propongo hacerlos con cobertura  que permite trabajarla de forma rápida y sencilla.

Para decorarlos usé esa misma cobertura: sabor chocolate con leche y chocolate blanco, al que le agregué diferentes colores. También se puede usar el de chocolate amargo si es el que les gusta en tu casa.

Verificá que el chocolate o la cobertura sean libres de gluten si vas a preparar huevos de Pascua para un celíaco. Buscá las marcas que tienen esa certificación.

Ingredientes:

  • chocolate cobertura sabor chocolate con leche
  • chocolate cobertura sabor chocolate blanco
  • colorante comestible
  • nueces (opcional)
  • copos de arroz u otros cereales (opcional)
  • ralladura de naranja (opcional)
  • canela (opcional)

 

  • moldes de huevo de Pascua
  • pinceles de silicona

Preparación de los huevos de Pascua:

El primer paso es limpiar los moldes con un algodón humedecido en alcohol.

Derretir el chocolate:

Para derretir la cobertura: poné a calentar agua en una cacerola (no más de una cuarta parte de su capacidad). Cuando hierva, apagá el fuego y colocá sobre la cacerola, al baño María, un recipiente con el chocolate. Ese recipiente no debe estar en contacto con el agua, sólo con el vapor. Una vez que está derretido podés comenzar a usarlo.

También se puede hacer en el microondas, para eso chequeá en el envase las recomendaciones de tiempo y potencia (generalmente potencia baja, removiendo cada 30 segundos hasta llegar al punto). A mí me resulta más cómodo hacerlo al baño María, y tengo, simultáneamente, 2 o 3 recipientes con chocolate en proceso.

La cobertura de chocolate se puede derretir más de una vez, pero no es conveniente abusar ya que se puede quemar y queda sin brillo y cada vez más espeso. Te recomiendo ir derritiendo de a poca cantidad, utilizarlo y luego poner más chocolate a derretir.

La de sabor chocolate blanco se puede colorear, una vez que está derretida.

Capas del huevo de Pascua:

Si querés hacer alguna decoración, tenés que hacerlo sobre el molde limpio. Podés hacer puntos con la cobertura derretida (de un color diferente al que vas a usar para el huevo). O sumergir un tenedor en el chocolate derretido y, luego, moviéndolo de un lado a otro ir formando hilos en la base del molde. También podés hacer manchas, o líneas con un pincel, o pegar estrellas de colores (de chocolate). Esperá unos minutos, hasta que se hayan endurecido antes de comenzar a colocar las capas de cobertura para formar el huevo.

La forma más sencilla, de ir haciendo las capas de chocolate, es pincelar los moldes cuidando de cubrir toda la superficie. Dejá que se enfríe, y endurezca, la primer capa antes de aplicar una segunda capa de chocolate. Luego de cada aplicación, es conveniente que retires el sobrante que se va acumulando en los costados del molde.

Si quisieras agregarle nueces (picadas) o cereales, el momento adecuado es luego de aplicar la segunda capa de la cobertura, antes de que ésta se endurezca totalmente. Además de aportarle sabor le vas a estar agregando una textura crocante al chocolate.

En cuanto a la ralladura de naranja, o la canela se las podés agregar en cualquiera de las capas, o en todas, o en ninguna.  A mí, personalmente me gusta mucho como le queda la ralladura de naranja.

Recién, luego de la tercer capa se llevan los moldes a la heladera, por 10 o 15 minutos, para que estén bien firmes. Antes de desmoldarlos, retirá con un cuchillo cualquier resto de chocolate que haya quedado alrededor del molde.

Dalos vuelta sobre una parrilla, o sobre papel manteca.

Armado de los huevos de Pascua:

Para unir las dos mitades de cada huevo, calentá una chapa o un sartén y pasá rápidamente, sobre ella los bordes de cada parte para que se ablanden. De esa forma podrás unirlos de forma prolija.

No es complicado. Son varios pasos que hay que cumplir pero, si te organizás, en un rato tenés los huevos de Pascua prontos. Ni siquiera tenés que ensuciar muchos utensilios de cocina.

Disfrutá en familia de hacer tus huevos de Pascua artesanales.

 

logo de las recetas conversadas

Inicio

Recetas

 

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *